Es conocido por muchos que comer dulces, chuches y alimentos azucarados confeccionados con harina ocasionan caries en los dientes, pero además tenemos muchas costumbres que ejecutamos de manera casi mecánica y sin darnos cuentas del daño que pueden causar a nuestra dentadura.

 

Ahí os dejo un ranking de los 5 peores hábitos que pueden dañar tus dientes.

 

1. Cepillarse con mucha fuerza

Cepillarse muy fuerte no es la manera de mantener nuestros dientes limpios. Esa fuerza excesiva produce desgaste del esmalte, hace que la encía se retraiga y aumenta la sensibilidad. Tendemos a cepillarnos muy fuerte pero muy poco tiempo, cuando lo que necesitan nuestros dientes y encías es un cepillado suave pero duradero de 3 a 5 minutos . Un truco para no hacer fuerza excesiva es coger el cepillo como si fuera un bolígrafo y casi no hacer ruido mientras nos cepillamos, ¡no tiene que enterarse toda la casa!

cepillo

No agarres tu cepillo como si se fuese a escapar, hazlo suavemente y así no ejercerás tanta fuerza al cepillarte no lo tomes por el extremo sino cerca de la parte activa ello te ayudara a su mejor control.

cepillo

2. Usar los dientes como tijeras, cortaúñas, cascanueces…

Es muy frecuente que nos creamos que nuestros dientes están ahí para evitar tener una caja de herramientas, pero no, esos malos hábitos son muy arriesgados, pueden desgastar o fracturar los dientes, hacer saltar empastes, fracturar porcelanas si tenemos fundas o romper parte de tus prótesis si ya tienes, además de ejercer unas fuerzas excesivas para nuestras articulaciones y músculos. ¡Usa tus dientes para comer, la masticación es su principal función, actualmente la dentadura bien alineada constituye además una condición para embellecer el rostro por lo que es importante mantener su integridad.

comerce las uñas

3. Rechinar o apretar los dientes

Para muchos es una manera de liberar tensión o estrés, se conoce como bruxismo a neurosis oclusal, ese roce continuo de los dientes al rechinar o apretar produce severos desgastes, fracturas dentarias, sobrecarga muscular e incluso daños en la articulación temporo mandibular. Siempre que puedas lleva a plano consciente esto de apretar los dientes, relaja tu boca y déjala entreabierta. Si lo haces por las noches, pide consejo a tu dentista sobre el uso de férulas de descarga que utilices para dormir.

apretar los dientes

4. Chupar limón o abusar de los refrescos

El limón es muy ácido, de manera que es corrosivo para el esmalte de tus dientes. Un uso habitual de este ácido provoca una pérdida del esmalte, más marcada por la parte de atrás de los dientes superiores ya que es donde se apoya el limón al chuparlo. Esto hará que el diente quede desprotegido al perder el esmalte y aparezcan problemas de sensibilidad, desgastes y dolor. Igualmente, las bebidas carbonatadas son muy ácidas, incluso las que son sin azúcar consumidas en exceso producen daño en tus dientes por ser corrosivas para el esmalte, el efecto es más intenso y prolongado se produce cuando son tomadas a pequeños sorbos ya que el tiempo de contacto con el esmalte es mayor.

limon

5- Usar  los clásicos palillos de dientes

Sacar los restos que hayan quedado entre los dientes introduciendo un palillo es arriesgado ya que puede dañar tu encía y puede introducir bacterias de la superficie a la profundidad de los tejidos. Para esa función existen los cepillos interproximales y la seda dental. estas formas son más adecuadas y nobles con los tejidos blandos y dientes que el palillo de madera quien apoyado en la comisura resta belleza al rostro y causa daño a los tejidos, es mejor reservarlos para hacer manualidades.

palillos dentales

CategoryEstética Dental

© 2018 - Clínica Dental Alborada por HonlapDesigner.com